"La inteligencia de una sociedad es inversamente proporcional a su deseo de ser sometida por su propio Gobierno". (El Filóloco)

Zapatero y sus tonterías - Rajoy y su niña - La Casa Irreal - Bizca Cataluña - Vascoñadas - El rincón de los cobardes - El rincón de los tontos - La derrota de mis enemigos
¡El 666 es Internet! - Teoría de la conspiración electrónica - La Gran Conspiración - El segundo avión del 11S fue un dibujo - El método de las cajas chinas - Latinajos
Varietés - Linguolocuras - Que me corro... - Premios "El Poseso Feliz - Premios Estulticia in Extremis - Momentos irrepetibles - Los blogs hay que leerlos del revés
¡La gran farsa de la llegada a la Luna al descubierto! - Prostitución de 1978 - El rincón de los intolerantes - El Anticristín - El Filóloco - Autobombo
 Humor 
Otros blogs del Filóloco:
Misterios - Humor - Curiosidades - Medicina - Ciencia - Tecnología - Espacio - Arqueología - Zoología - Biología - Costumbres - Records - Historia - Acceder

 

Índice General (no detengas el script)            Por Fecha           Muro

viernes, 24 de diciembre de 2010

Timadores vascohispanocatalanes

Un cajero en un supermercado español.
Nunca creí que fuera a escribir una entrada así.

En primer lugar, porque buena parte de mis lectores son hispanoamericanos. Y, en segundo lugar, porque las gallinitas mariacomplejadas españolas enseguida me tildarían de xenófobo. Pero hoy me han amargado el día de Nochebuena -al menos, la mañana del día.

Hace unas horas me acerqué a realizar una compra de última hora a Caprabo, cadena de alimentación vascocatalana bastante conocida en nuestro país.

Pues bien, para pagar mi compra -que ascendía sólo a 4,95 euros- saqué un billete de 50 euros, pues no disponía de cambio. El billete lo puse en mi mano antes de que cobrasen al señor que tenía delante, para que la cajera viera que no disponía de un billete más pequeño y, luego, no hubiera problemas con el cambio. La cajera en cuestión era una señora hispanoamericana -por su fisonomía, quizás peruana, quizás ecuatoriana- que no dejaba de mirar al susodicho billete. "Tendrá cambio -pensé- pues, si no, ya me hubiera preguntado si no tenía un billete más pequeño".

Pues bien, tras darle el billete, la mujer estuvo comprobando el mismo para ver si era falso o no, como se hace habitualmente ante cantidades relativamente grandes...

Pero, tras meterlo en la caja, me devuelvió sólo 5 céntimos...

"¡Señora! -le espeté- si le he dado 50 euros..."

"Yo sólo he visto un billete de 5 euros" -me dice muy, pero que muy tranquila...

Por más que porfié con ella y le dije que el billetuelo en cuestión tenía un borde muy doblado, pues no me cabía de otra forma en el exiguo monedero que llevaba, me decía que no y que no... Eso sí, extrañamente tranquila, impasible y con un gesto de desprecio hacia mí indescriptible...

Me acordé entonces de los típicos tópicos que nos infligen a los españoles cuando dicen que miramos con altivez a los sudamericanos... cuando es justo lo contrario... Parece -a veces- que les debemos la vida.

Pues bien, la despreciante cajera -que no despreciable- llamó a una encargada, que, a su vez, convocó a otra encargada y, ésta, a otra y a "seguridad". Yo ya estaba dispuesto a ir a comisaría -sabiendo que esto es inútil, puesto que en las comisarías españolas sólo te atienden si oyes que alguien ha pronunciado la palabra "jamón".

Por supuesto, nadie había visto el billete que entregué a la señora: ni el hombre que iba delante ni las doscientas viejas que ahora se arremolinaban junto a mí para ver qué pasaba, sin ver lo que había pasado...

Con la típica eficiencia vascocatalana, contaron una y otra vez la caja, acudieron a listados de pedidos, etc...

Total... que pasó casi media hora hasta que comprobaron que, efectivamente, yo tenía razón...

Me devolvieron el dinero y una de las multiencargadas se disculpó amablemente -eso sí, tras haberme hecho perder media hora en un día en el que andaba con tremenda prisa, haberme dado un disgusto de tres pares de maricomplejines y de haberme mantenido ante una clientela que me miraba a mí como si fuera el delincuente: lo típico de los microespañoles, que, prejudicialmente, piensan: "ya está aquí el racista español metiéndose con la pobre emigrante".

La cajera -por supuesto- en ningún momento se disculpó y me siguió mirando con ese gesto impasible de desprecio -con la barbilla bien alta-, como un falso ídolo inca.

Esta anécdota se complementa con una similar que sufrió mi pobre madre, no hace mucho, en el mismo establecimiento -al que he jurado no volver jamás y al que recomiendo a ustedes que nunca acudan:

Ella, hace poco más de un año, entregó otro billete de 50 euros a otra impasible hispana -quizás fuese la misma- que le dijo que sólo había entregado 10. Al menos, a ella, le devolvieron el dinero rápido, no como a mí, aunque el disgusto le afectó mucho, pues estuvo meses y meses recordándomelo.

Les dije que me parecía una auténtica vergüenza que los caprabistas -y otros establecimientos españoles- contratasen por doquier inmigrantes tan inútiles -por no decir "timadores", ya que esta señora había estado un buen rato mirando el billete- mientras que millones de españoles estábamos en el más desamparado paro, algunos -como yo- sin cobrar siquiera un triste subsidio...

Triste realidad ésta, señores.

Y lo dicho: nunca compren -pero nunca- en el [d]eficiente Caprabo.

Ya está bien de dejar el dinero a tanto vasco, catalán o hispano que nos miran y tratan con tanta altivez y desprecio a los demás españoles.




Artículos relacionados:

18 Déjame un comentario, chati:

Zadlander dijo...

Vale que las cajeras sudamericanas sean más bien cortitas de mente, pero no entiendo por qué incluyes en la crítica a vascos y catalanes. Al fin y al cabo, los dirigentes de ese establecimiento seguramente serían madrileños (debido a su localización)

El Filóloco dijo...

Hombre: me acuerdo de cuando el establecimiento en cuestión pertenecía a la cadena de supermercados Alonso. Además de tener muchísima mas variedad de productos -se asemejaba a El Corte Inglés-, el trato era muchísimo más amable. Llegaron los catalanes -Caprabo- y, además de ahorrar en número de cajeras, despidieron a las españolas y solo dejaron sudamericanas. El trato hacia los clientes empeoró de la noche a la mañana. Para más inri, Eroski compró Caprabo y la cosa siguió empeorando en todos los sentidos.

A mí, ciertamente, no me gusta que me traten como a un delincuente y mucho menos que el que me está robando palmariamente me intente dejar delante de todo el mundo como un timador.

Zadlander dijo...

Sean catalanes, vascos o franceses en todos los supermercados las cajeras son sudamericanas.

El Filóloco dijo...

Sí, pero sólo en Eroski-Caprabo algunas intentan quedarse con el dinero. Tanto a mi madre como a mí ya nos han intentado hacer la misma jugarreta en el mismo establecimiento vascocatalán. En mi familia compramos también en otros establecimientos -como Dia y Supermercados Villa de Madrid- con cajeras también sudamericanas y nunca nos ha ocurrido nada similar.

Zadlander dijo...

Pero como dices tú, las cajeras son sudamericanas, no "vasco-catalanas".

osane dijo...

Bueno yo soy catalana y no voy a entrar en disputa con esto. Ninguno de esos supermercados es de mi propiedad. Hay muy mal vicio de meter a todo el mundo en el mismo paquete.

Al jamón!!
Yo venía por aquí a desearte felices fiestas en compañía de tus seres queridos.
Alzo mi copa de buen cava catalán por ti.
Besos Filo.

El Filóloco dijo...

Gracias, Osane, Feliz Navidad. Un beso :-)

El Filóloco dijo...

Zadlander:

Critico a los vascocatalanes Eroski-Caprabo por hacer tan pésima selección de personal, por haber despedido a casi todas las cajeras españolas y por haber instalado el maltrato y el desprecio a los clientes, en lugar de los siempre eficientes, amables y MADRILEÑOS Supermercados Alonso.

Estos separatistas del Norte sólo saben infundir el malestar en toda la sociedad, hasta en los más ínfimos detalles.

¡Cuánto ganaríamos los españoles separándonos de una vez de estos inútiles sacapelas!

Stop dijo...

Caprabo, es mayoritariamente, en más del 75%, propiedad de Eroski. A parte de esto, tiene más de 400 franquicias. Lo siguiente es: ¿Filoloco, realizaste una queja por escrito, o hiciste como el 99% de los españolitos, que pierden la fuerza por la boca y nunca se quejan por escrito?

Yo siempre que puedo me quejo por escrito y recomiendo vivir la experiencia porque la sorpresa general es digna de subirse a youtube. Aquí todo el mundo cacarea mucho y escribe muy poco.

¿Sabes que si te quejas por escrito todo esto pesa a la hora de renovar una franquicia? Las quejas de boquilla les hacen morirse de risa, no queda constancia de ellas.

duque71 dijo...

Solo quería felicitarte las navidades, ¡ahh! y darte las gracias por el detalle (creo que sabes de lo que hablo). Gracias amigo y suerte en el próximo año.
Un abrazo.

El Filóloco dijo...

Duque71: Gracias a ti, amigo. También te deseo una Feliz Navidad :-)

Stop: En mi vida he realizado cuatro reclamaciones -mediante la correspondiente hoja- a cada cual más inútil:

A la primera -hará más de 10 años- contra la Seguridad Social, todavía estoy esperando a que me contesten.

En otra -después de dos años de espera-, contra una agencia de viajes, el organismo correspondiente me pidió que me acercara en horario de trabajo a RATIFICARME en lo que había denunciado: es decir, después de dos años, vuelta a empezar.

En la tercera -contra la EMT- me pidieron disculpas por escrito, pero el asunto no se solucionó.

Y en la última, la cada vez más estúpida Comunidad de Madrid, me dijo que podía interponer la denuncia en los juzgados. Dijo que investigaría, pero tampoco me solucionó nada.

Hay que ser realmente estúpido para creer que por escribir en la hoja de reclamaciones te van a ayudar en algo.

Si no vas directamente a los juzgados, nada de nada.

Ben Grimm dijo...

Señores, este fenómeno no tiene nada que ver con la sudamericanidad o la españolidad o no de la persona que te atiende, sino mas bien con las ansias aviesas de quedarse con dinero.

Resulta que el otro dia acudí al bar en el que desayuno habitualmente, y en vez de pagar con cambio, pagué con un billete de 10. el caso es que el camarero me devolvió el cambio de un billete de cinco. Al hacerselo notar, me dijo que no, que le habia dado cinco, pero un cliente que estaba al lado dijo que no, que le habia dado 10, asi que me dio el resto de la vuelta.

Despues de desayunar me dirigí a hacer la compra a Mercadona. Llevaba un billete de 50 euros que llevaba escritas unas siglas, cosa que me resulto curiosa al verlo... Y menos mal que las vi, porque la cajera del Mercadona me dijo que no, que yo le habia pagado una cuenta de 19,80 con un billete de 20. Asi que le dije "mira bien ahi el billete, que tiene que tener estas siglas escritas, veras que pronto lo encuentras..." Y obviamente lo encontró, y se deshizo en un chorro de disculpas...

Unos dias después, en una carnicería, también me pasó algo parecido, que gracias a otro cliente que miraba se resolvió como debía ser. Y en la pescadería fui yo el que me di cuenta de que a la clienta que iba delante de mi le habian dado un cambio distinto al que le correspondia.

La solución por la que he optado es doble: Pagar con tarjeta de crédito donde se pueda hacer (y no se le pierda el rastro a la tarjeta), con lo que te quitas de encima el problema de andar con cambio, y por otro lado utilizar un bolígrafo con una tinta de color especial con la que firmo todos los billetes que caen en mis manos en un sitio determinado y de una forma determinada. Uniendo esto a llevar cambio para sitios donde haces pagos habituales de una cantidad fija (desayuno, panadería, parkings, etc...) te ayudará a no ser sutilmente desplumado por esta legion de pícaros que nos rodea.

Juan Antonio dijo...

Normal ¿a quién se le ocurre comprar en esos establecimientos?
Por lo pronto si fueran catalanes estarías contribuyendo al odio a lo español.
Si son de eroski (grupo mondragón) estarás contribuyendo a pagar las fianzas de los filoetarras a través de caja laboral, a parte de que en Mondragón (sede de esta curiosa cooperativa) sea una de las ciudades de Vascongadas con el mayor apoyo a los mafiosos asesinos, lugar donde se mantuvo secuestrado a Ortega Lara por gente que curiosamente trabajaba en Fagor, que curiosamente también pertenece al grupo Mondragón ¿Cerramos el círculo?

Anónimo dijo...

Vivo en Sevilla, pero siguiendo la linea que me he trazado, cuando viajo a algún lugar que haya uno de estos establecimientos, nunca entro, no compro productos catalanes ni vascos. Y esto hace ya algunos años que lo vengo haciendo.

Julius Revolution dijo...

Pues en la panadería que compro yo (Donostia), las dependientas más simpáticas son las sudamericanas. Las vascas son muy desagradables, unas auténticas sotas de bastos.Por estos lares no estamos a un trato agradable y realmente lo agradecemos.

Casandra dijo...

Yo digo lo mismo que Juan Antonio en cuanto a la pertenencia al grupo Mondragón y los supermercados de Caprabo, por lo menos en Madrid, antes se llamaban Alfaro, no Alonso, porque hay uno al lado de casa de toda la vida,donde comprábamos a diario y hace mucho que ya no he vuelto (salvo extremísima necesidad), pero no solo por el trato odioso de las cajeras que efectivamente te perdonan la vida, sino porque está todo amontonado,colocado sin ninguna lógica y huele fatal. Y no es un barrio marginal precisamente. Que las cajeras son sudamericanas habitualmente es cierto, pero esas deben estar todavía peor pagadas que en otros sitios porque son especialmente malcaradas, no me refiero a su belleza personal por supuesto, sino a la mala cara que presentan al público. Me tengo que ir tres manzanas más allá a otro supermercado porque me da asquito entrar en ese, en pleno barrio de Retiro.

El Filóloco dijo...

Debe de ser que Caprabo compró también la cadena Alfaro, como compró en su momento la cadena Alonso. Eso es lo único que sabe hacer esta gente catalana: comprar lo bueno creado por los demás para luego estropearlo.

Como están estropeando España día a día...

Geheimnis dijo...

Caprabo antes era catalán. Ahora es del Grupo Etoski (Eroski para algunos), que es vasco.
Yo jamás compro en establecimientos vascos o catalanes, mientras pueda evitarlo. La independencia que se la paguen de su bolsillo, si pueden.
¡Boicot total a los productos de los separatistas!

Related Posts with Thumbnails



Otros blogs curiosos:

  • Sí hay un Dios Illuminati - Me comenta un amigo -a raíz de mi "ateísmo cristiano" (similar a la de la tristemente finada Oriana Fallaci)- que los Illuminatis -pretenciosos arquitect...
    Hace 4 años
  • El tuteo - "El tuteo no es más que una simpática forma de menosprecio". (*El Filóloco*) *Todas las frases del Filóloco juntitas, pero no revueltas, en: Frases ...
    Hace 3 años

EN PORTADA

LO MÁS LEÍDO:

TEMAS PARA NO ABURRIRSE:

¡LAS ENTRADAS MÁS VISTAS DEL FILÓLOCO!:

Feed de: El Filóloco

Suscríbete a un Feed en Google Reader

Get your own free Blogoversary button!

Últimos comentarios:


¡ADVERTENCIA! Si alguno se toma totalmente en serio este blog es que anda muy mal de la cabeza.


El Filóloco no se responsabiliza de las opiniones que exprese en él el Filóloco.

Sólo se responsabiliza de las que no expresa.

"España se engrandece ante el ridículo de los que la odian".
(El Filóloco)

Mis grupos de Facebook preferidos:

(Mi grupo de Facebook)


Un homenaje a todos nuestros gobernantes malgastadores que, con lo que nos sacan con una mano lo dilapidan con la otra.
Un grupo en el que todos "administraréis" el botín.



Pon este banner en tu blog:


ARCHIVO DEL BLOG

ENCUESTA: ¿Qué forma de Estado te gustaría que adoptase España en un referéndum democrático?

ENCUESTA: ¿Cuál sería tu opción preferida para el Himno de España?

Si no conoces alguno de los himnos propuestos, puedes escucharlos aquí.

ENCUESTA: ¿Estarías a favor de que el resto de los españoles por fin nos independizáramos de los vascos y catalanes?

Acerca de este tema, véase Sobre los separatismos.

ENCUESTA: ¿Cómo valoras la labor de los bibliotecarios en la Wikipedia en español?

Desarrollo de las posibles respuestas:
  • Muy buena: Realizan una encomiable labor de mejora y depuración de la Wikipedia.
  • Muy mala: Se extralimitan arbitrariamente en sus funciones de bloqueo de usuarios y borrado de artículos.
  • Regular: Su labor es en general correcta, aunque manifiestamente mejorable.

      Online:

      ...incautos



      Mis frasecillas

      «Bienaventurados los que editéis con buena intención, porque vuestro será el Reino de la Sabiduría.»

      «No toleréis a los intolerantes.»

      «Aprended a perdonar a los demás con la misma facilidad con que nos perdonamos a nosotros mismos.»

      «Esencialmente soy una persona desordenada. Pero como siga desordenando mi desorden voy a acabar por tenerlo todo ordenado.»

      «Cuando una mujer te dice que eres un inmaduro, normalmente ella es tan madura que ya está podrida.»






      Aquí.

      El filóloco en sus mejores momentos

      El filóloco fue inmediatamente expulsado de la Wikipedia por dar a conocer los artículos: El 666 y su identificación con Internet y Teoría de la conspiración electrónica.
      (Aunque no es el único en esa situación.)

      Imagen "Loco4.jpg" y todas sus derivadas, procedentes de Commons, basadas en Mad_scientist.svg, bajo licencia "Libre de documentación GNU".

      ...Y tras su expulsión

      Así se quedó el Filóloco cuando se enteró de que había sido expulsado para siempre de Wikipedia

      666 noticias curiosas ... y más:

      ¡TODAS LAS FRASES EN LATÍN DEL MUNDO!:

      Mis userboxes en la Wikipedia

      BlogUpp!

      LICENCIAS

      Imagen "Loco4.jpg" y todas sus derivadas, procedentes de Commons, basadas en Mad_scientist.svg, bajo licencia "Libre de documentación GNU".

      Condiciones de uso

        Los
       contenidos de los textos de este blog se publican bajo una licencia de Creative Commons By-Nc-Sa 2.5 para España.

      IBSN

      IBSN

      El sueño de la razón

      El sueño de la razón
      El sueño de la razón produce monstruos, de Francisco de Goya